Análisis‎ > ‎

El casco no puede ser marcado

Un casco es un elemento de seguridad vital, fundamental, y personal al momento de circular en motocicleta.

Los cascos son vitales en el caso de un accidente a cualquier velocidad y sobre cualquier terreno cuando se viaja en motocicleta. Un pequeño golpe en la cabeza puede ser letal o puede dejar graves heridas con profundas secuelas.

Es por esto que un casco moderno, apto para el motociclismo, posee características complejas, tales como talle, forma y función, materiales, e incluso los de mejor calidad incluyen una fecha de vencimiento.

Los fabricantes de primera linea mundial acuerdan que el caparazón del casco no debe ser alterado para conservar la máxima protección ofrecida por el casco.

Por esto, el proyecto de ley atenta contra la técnica probada a nivel mundial, y pone en riesgo innecesario al ciudadano, ya que reduciría la protección ofrecida por el casco, al alterar la superficie de dicho elemento de seguridad.


Tiene entre sus propiedades más importantes la calidad de los materiales, y el talle de cabeza para el cual fue manufacturado.

En la imagen, se aprecian tres diferentes ejemplos de etiquetas en cascos modernos, donde se indica el talle de cabeza para el cual fueron confeccionados.


La calidad afecta directamente la eficacia al momento de un impacto, y su efectividad al salvar la vida del motociclista.

Esta calidad se ve afectada negativamente al aplicar sustancias tales como solventes, pinturas o pegamentos sobre la cascara externa del mismo.

** NO SE PUEDE PINTAR UN CASCO, NI COLOCARLE PEGATINAS O CALCOMANIAS. **


Un casco de motocicleta consta de un caparazón exterior rígido, el cual no debe ser pintado, ni alterado de ninguna manera con la colocación de adhesivos, químicos, solventes, pinturas u otros agentes no autorizados por el fabricante, ya que esto afectaría negativamente la estructura del casco, debilitando la misma, y por lo tanto disminuiría parcial o totalmente la protección ofrecida por el mismo.

Este caparazón es la primer linea de defensa al momento del golpe, ya que disipa la energía inicial sobre su superficie mediante su capacidad de absorción de energía o resistencia a la penetración.



El talle del casco es fundamental, debe ser exactamente el que corresponde al usuario, ya que un casco demasiado pequeño es imposible de utilizar, y un casco demasiado grande se desprende de la cabeza del usuario, sin ofrecer ningún tipo de protección en caso de colisión.

Utilizar un casco del talle correcto y de excelente calidad es la única manera de minimizar los riesgos de heridas graves en la cabeza o la muerte en caso de accidente.

El casco es de uso personal porque, para proteger debidamente al motociclista, el talle debe coincidir con el tamaño de la cabeza, y porque, al estar en contacto permanente con ésta, es absolutamente antihigiénico compartir el mismo.

Al ser el casco de uso personal, es lógico, licito y lo usual que el motociclista utilice un mismo casco al abordar diferentes motocicletas, ya que es cómodo, seguro e higiénico utilizar el casco personal.

Compartir un casco es como compartir un par de zapatos, o ropa interior, algo que en la práctica es incomodo, inseguro, y absolutamente antihigiénico.

Ademas, según la fallida ley de transito, un propietario de varias motocicletas debería adquirir al menos dos cascos por motocicleta, uno para si mismo y uno para un eventual acompañante (dicho acompañante se encontraría obligado por ley a aceptar este casco genérico, y no podría utilizar un casco de su talle y preferencia, con lo cual la persona quedaría desprotegida en caso de accidente, ya que un casco con un talle incorrecto no ofrece seguridad ni protección).

Por lo tanto, exigir que el casco sea marcado con un dominio que no le pertenece (el dominio solo pertenece a la motocicleta) es improcedente e injusto, ademas de inseguro, ya que no permite utilizar un casco de buena calidad en sus condiciones óptimas (sin modificaciones en su capa externa y del talle adecuado), o utilizarlo en diferentes motocicletas por la misma o diferentes personas.

Grabar, pintar ó pegar el dominio del vehículo sobre el casco perjudica severamente al motociclista, anulando la seguridad que brinda dicho dispositivo, generando un perjuicio económico, ya que se debería disponer de varios cascos por cada motocicleta que el mismo posea: uno para si mismo, y varios de diferentes talles para los posibles acompañantes, algo imposible en la práctica.

Ademas, dicha modificaciones anulan totalmente la garantía del fabricante del casco en cuestión.

Cabe preguntarse, ¿quien se va a hacer cargo de la garantía de los cascos?

No se puede ligar un casco a una única motocicleta colocándole un numero de dominio, el cual pertenece a la motocicleta, no al casco (el casco no es un bien registrable, ni esta ligado su uso al de una motocicleta particular).

Por lo antes expuesto, al grabar el dominio sobre el casco, no solo se impide el uso del mismo en diferentes vehículos (algo absolutamente necesario, licito y lógico), sino que ademas se inutiliza su seguridad, perjudicando severamente la integridad de los materiales del mismo, afectando negativamente en consecuencia la seguridad del motociclista.

Si se cumplieran las disposiciones, el motociclista se vería obligado a utilizar un casco que no es de su talle, ni esta debidamente conservado (el uso de adhesivos, pegatinas, pinturas o solventes debilita la estructura del casco).

Por lo tanto, la ley afecta negativamente al motociclista, despreciando la seguridad del mismo, perjudicándolo en su elección y uso de un casco que sea seguro, confortable y agradable.

Esto pone de manifiesto el desinterés por la seguridad del motociclista, considerándolo un "ciudadano de segunda" con menos derechos que los demás ciudadanos (arrollando los derechos y garantías expresas en la Constitución Nacional).

Además la obligación de grabar sobre el casco el dominio pone en evidencia que en el espíritu de la ley se descartó por completo la seguridad del motociclista, solo importando marcarlo y discriminarlo como un posible delincuente (sin prueba o juicio en su contra).

Continúe leyendo el análisis del proyecto, por favor <<click aquí>>


Comments