Novedades‎ > ‎

Cada vez que vienen elecciones, viene una campaña anti-moto.

publicado a la‎(s)‎ 4 jun. 2014 23:06 por Moto Ciudadanos
La campaña anti-moto se basa en viejos principios del ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels.

Hace ya, 33 años, comenzó una campaña mediática donde nos llamaban "motoqueros", para discriminarnos como vándalos.

Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad, por eso repiten y repiten, MIENTEN Y MIENTEN, diciendo que el "chaleco mejora la seguridad", siendo todo lo contrario, siendo que fue un fracaso en todo lugar donde se intento la medida, incluyendo la Argentina.

Supuestamente, emulábamos a bandas de motociclistas brasileños que atacaban a las "viejitas" y "desvalijábamos a los transeúntes".

Los brasileños del sur de ese inmenso país, zona donde aca decían que los "motoqueiros" practicaban actos de vandalismo, nunca comentaron que ese hecho fuera real.

A pesar de las cartas que enviábamos en esas épocas –no había mail y tener teléfono era cosa de ciencia ficción- nunca obtuvimos una respuesta que nos ratificara esa afirmación.

Los motociclistas argentinos a fines de los ’70 ya éramos vándalos para la propaganda mediática.

Cosa muy rara esta de ser vándalos durante un régimen militar, todo estaba muy controlado y reprimido. Casualmente muchos de los verdaderos vándalos de esa época, ahora están en puestos encumbrados enviando dinero a cuentitas en Suiza y Panamá, mientras pretenden que nosotros, gente común, nos pongamos un uniforme de preso...

Por eso el mote impuesto de "motoqueros", cuando en realidad somos motociclistas porque andamos en motocicletas.

Hoy, una feroz campaña de propaganda mediática está haciendo peligrar nuestra libertad individual garantizada por la Constitución Nacional.

Algún mediático muy reconocido discutió con un Juez sobre la Constitución Nacional: asusta la ignorancia de esos mediáticos que se dicen periodistas.

En cuanto a los "moto-chorros", los medios están aplicando los métodos clásicos de propaganda estigmatizadora para perjudicar a un grupo de personas en beneficio de sus candidatos.

Estos principios de propaganda los invento Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda del Nacionalsocialismo (Partido Nazi) que llevó a la muerte a millones de personas en la Segunda Guerra Mundial, también durante un periodo en el cual millones de inocentes fueron señalados como "peligrosos" e "indeseables", los "diferentes", los "ciudadanos de segunda" que debían portar un distintivo que los diferenciara de la "gente linda".

Actualmente, el problema de delincuentes que escapan en motocicleta, es un problema real, pero menor.

Y el problema no es la motocicleta, son LAS ARMAS DE FUEGO en poder de los delincuentes, que muchas veces utilizan armamento restringido al uso civil, es decir, armas que la gente común NO puede comprar, sin embargo aparecen en poder del hampa.

¿De donde sale ese armamento?


Ningún político tiene las ganas de investigar... ¿tienen temor, desinterés, ignorancia, o están involucrados?

Recordemos que hay personas que fueron funcionarios de este país, que fueron condenados por trafico de armas, no seria raro que actualmente personas con mucho poder estén involucradas en el trafico de armas de grueso calibre.

La inmensa mayoría de los delitos NO se cometen con una motocicleta como vehículo de escape. Aunque fuera el delito mas grande del país, los chalecos con patente NO solucionan el problema, ni siquiera lo disminuyen. Los chalecos en todo caso AYUDAN al delincuente, le proveen un disfraz.

Los delincuentes que asesinaron hace escasos días a un policía federal estaban DISFRAZADOS con chalecos naranja y barbijos, simulando ser operarios de la empresa de electricidad; ¿que les impediría usar chalecos falsos? ¿el chaleco les impide disparar el arma? Es claro que no les impidió matar un policía. Si esa banda no hubiera tenido armas, el policía estaría VIVO hoy en día.

Cada vez que se aproximan elecciones, los medios reflotan "enemigos" para que sus candidatos los "venzan" y obtengan votos. Estamos próximos a las elecciones de 2015, y nuevamente reflotan la imagen del "moto-chorro"; de paso ocultan otros problemas graves que tiene el país (y que no hay voluntad política de combatir) como el inmenso trafico de drogas y armamento, el crecimiento de la pobreza, la falta de trabajo, la inflación...

Recordemos que, por ejemplo, Gelblung llevó "motochorros truchos" a su programa de C5N, eran todos actores diciendo mentiras. C5N es uno de los medios que mas estuvo promocionando y reclamando la ley de chalecos obligatorios. Ahí esta la prueba de que los medios inflan, crean y distorsionan el problema para impulsar sus intereses y sus candidatos. Incluso algunos canales pasan vídeos de seguridad de delitos cometidos en otros países, sin aclarar que esos vídeos son extraídos de sitios de internet del extranjero.

Los once principios de la propaganda de Goebbels se aplican perfectamente a la campaña de desprestigio que estan llevando a cabo en contra del motociclismo, y para favorecer sus candidatos:

  •  Principio de simplificación y del enemigo único.
Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo. En este caso, inventaron los "motochorros", para presentar un enemigo a vencer, asi pueden hacer quedar bien a su candidato para 2015. Pareciera que el unico problema que tiene el pais son los "motochorros"; un problema menor, que solo afecta a las grandes ciudades, en las pequeñas ciudades del interior de la provincia ni siquiera existio algun caso de "motochorros", sin embargo el decreto de Scioli afecta a pueblos a veces de menos de 1000 habitantes donde es absolutamente ridicula e inutil la medida...

  •  Principio de orquestación.
La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: "Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad". Todo el tiempo MIENTEN diciendo que los CHALECOS fueron un gran "exito". Nunca mencionan que el chaleco FRACASO en todos los paises que se implemento, y que en NINGUN pais desarrollado o de primer mundo se utiliza dicha medida, por violar la dignidad humana y por ser absolutamente inutil e ineficaz en combatir el delito.

  •  Principio del método de contagio.
Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada. Asi es que meten a todos los motociclistas en la misma "bolsa": particulares, coleccionistas, repartidores, "motochorros", todos son lo mismo, delincuentes que hay que perseguir segun los politichorros...

  •  Principio de la transposición.
Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan. El país sufre de inflación, recesión, devaluación, corrupción, falta de trabajo, falta de educación, crecimiento de la pobreza, y mil problemas mas, que son disimulados poniendo el foco de atención en los "moto-chorros".

  •  Principio de la exageración y desfiguración.
Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. Le robaron una cartera con 100$ y un Nokia 1100 a una persona? Listo! esa pequeñez justifica numerar, segregar y perseguir a millones de motociclistas inocentes. Todo delito es exagerado y repetido hasta el cansancio.

  •  Principio de la vulgarización.
Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar. La campaña a favor de los chalecos esta plagada de mentiras burdas, falacias logicas, y mensajes vulgares.

  •  Principio de renovación.
Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones. Pese a toda la lógica y evidencia que se ha utilizado para demostrar que los chalecos numerados NO sirven, son inmorales, e inconstitucionales además, pese a todas las marchas de protesta multitudinarias, ellos siguen insistiendo con mentiras sobre el proyecto.

  •  Principio de la verosimilitud.
Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias. Cada vez que se demuestra que los chalecos no sirven, ellos dicen "pero son un éxito en otros países". Nunca mencionan la fuente de su información, ni que países son "el éxito". Puras mentiras.

  •  Principio de la silenciación.
Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines. Todos los días hay robos, violaciones y asesinatos donde los delincuentes escapan en automóvil, a pie, en bicicleta; sin embargo solo pasan y repiten los robos donde se usa una motocicleta. También se ocultan las acciones de caridad que realizan los diferentes grupos de motocicletas, los eventos solidarios, los moto-encuentros, moto-turismo y muchas otras actividades divertidas y positivas para la sociedad.

  •  Principio de la transfusión.
Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas. Siempre existió el miedo al motociclismo, un vehículo considerado "peligroso" por la gente que nunca anduvo en moto, un vehículo que siempre estuvo rodeado de prejuicios. Inventar un enemigo a partir del motociclismo es muy fácil para los medios de comunicación.

  •  Principio de la unanimidad.
Llegar a convencer a mucha gente de que piensa "como todo el mundo", creando una falsa impresión de unanimidad. Siempre dicen que "todo el mundo" esta de acuerdo con los chalecos, ignorando a millones de Argentinos que todos los días utilizan una moto; evitando mencionar todos los lugares donde el chaleco fue un fracaso, evitando mencionar las masivas protestas en contra de la medida.

El delito se combate con investigación e inteligencia criminal, no con leyes absurdas como la de chalecos numerados.

Esta ley no es mas que PROPAGANDA política para impulsar las ambiciones personales de los candidatos que basan su campaña 2015 en el temor de la gente.

Inflan los miedos de la gente con enemigos inventados, para "venderles" la solución y obtener votos para sus ambiciones.

Con o sin chaleco, si el delincuente tiene un arma, va a disparar a matar. Además, el chaleco ayuda al delincuente, le sirve de camuflaje o disfraz, sabe que si se pone el chaleco no lo van a parar en ningún control.

El chaleco no reduce el delito: la investigación criminal es la medida que toman países desarrollados para combatir al crimen organizado.

Copiemos a los países que hacen bien las cosas, que persiguen a los delincuentes sin perjudicar a personas comunes, no países que hace mas de 50 años que no puede resolver su problema de terrorismo e inseguridad.

Como ciudadanos honestos, reclamamos y exigimos que se realicen pericias forenses a las balas y armas capturadas a delincuentes, y se de captura a quienes venden armamento ilegal a los delincuentes.

Solo quitándole las armas al hampa van a lograr reducir el delito. Los chalecos NO sirven de nada, y perjudican a personas inocentes.

Los políticos sirven para decir lo que la gente quiere oír, prometen soluciones y venden humo. No nos dejemos engañar con sus chalequitos de colores, ellos NO quieren solucionar la inseguridad, quieren juntar votos para 2015.

SOMOS CIUDADANOS, NO SÚBDITOS, eso tiene que ser claro para todos. Somos los que al votar, le damos el MANDATO a otros ciudadanos para que gobiernen y administren, pero no para que nos traten de presuntos delincuentes, nos humillen con atuendos que ni siquiera visten los presos condenados, y nos prohíban circular por nuestro propio país.

Comments