Novedades‎ > ‎

Desde camioneta, balean policia

publicado a la‎(s)‎ 27 oct. 2014 21:07 por Moto Ciudadanos
Delincuentes en camioneta balean a un policía en un intento de robo en su casa de Morón. ¿No era que los chalecos de colores iban a ser la "solución final" para la inseguridad?

Lamentamos otro terrible suceso de inseguridad, donde cuatro delincuentes, que arribaron y escaparon en CAMIONETA, balearon a un policía bonaerense durante intento de asalto.

Un efectivo de la policía bonaerense fue baleado cuando un grupo de delincuentes intentó robar en su casa mediante la modalidad de "entradera", en la localidad de Morón, informaron fuentes de la fuerza.

Se trata del oficial principal Sebastián Banegas (36), quien se encontraba internado en el Hospital Churruca en grave estado.

El hecho ocurrió cuando el efectivo llegaba a su casa de Morón.

En ese momento, cuatro delincuentes armados que iban en una CAMIONETA, lo interceptaron y lo atacaron a balazos.

Las fuentes agregaron que Banegas permanecía el domingo al mediodía internado en terapia intensiva como consecuencia de la gravedad de las lesiones sufridas.

Pese a que este no es el primer hecho en el que delincuentes actúan con una violencia inusitada, y luego escapan en camioneta, automóvil, u otro vehículo que no es una moto, desde los medios y desde la política insisten en señalar a los motociclistas como la "fuente de todos los males". Nos quieren tomar como chivos expiatorios para sus campañas publicitarias, para encubrir su incapacidad de disminuir de manera real la inseguridad cotidiana.

Esta absolutamente demostrado que el chaleco que puso Daniel Scioli NO sirvió para nada, y solo perjudica a gente inocente; no es una prenda adecuada para circular en moto, y además la calcomanía en el casco anula la garantía del mismo, entre otros problemas que genera el absurdo decreto.

La región metropolitana de Buenos Aires tiene uno de los más altos índices de delitos en América latina, según un sondeo realizado por la Corporación Andina de Fomento (CAF)-Banco de Desarrollo en 17 ciudades. Del análisis de las encuestas de victimización de 2012, último registro unificado entre todas esas ciudades, surgió que el 38,4% de hogares bonaerenses había padecido al menos un evento de inseguridad en los 12 meses anteriores.

Esa cifra sólo fue superada por Quito, Ecuador, con el 40,8 por ciento. Pero hay una diferencia sustancial: mientras que en el caso de Quito el porcentaje de ciudadanos encuestados que reconoció haber sido víctima de un delito bajó 13,3 puntos porcentuales en relación con el 54,1% que había medido en 2011, en el área metropolitana bonaerense (conurbano y Capital) se experimentó un fuerte crecimiento: se pasó del 23,5% en 2011 al 38,4% al año siguiente.

A diario se conocen los hechos de inseguridad, principalmente robos con uso de armas de fuego, que en algunos casos suman violencia extrema.

¿Cuáles son las causas de la espiral de violencia? El comisario Muñoz consideró que hay "muchos factores, como el consumo de alcohol o droga, que alienta a que se crucen grupos que bajo el efecto de esas sustancias se desconocen y puede pasar cualquier cosa"; también opinó que "hay una falta de respeto por la vida del otro", y recordó que la mayoría de los casos vincula a jóvenes como víctimas y victimarios.

La responsabilidad de los hechos "no pasa exclusivamente por la intervención policial" y que "hay más instituciones u organismos que deberían intervenir en la prevención y no lo hacen". Concluyó: "No estamos cuidando a nuestros jóvenes y después nos lamentamos".

Para el director de CAF Argentina, Rubén Ramírez, la violencia callejera se refleja finalmente en las variables económicas: "Cuando las personas tienen miedo de salir de sus casas no pueden desarrollarse. La inseguridad y la delincuencia generan grandes costos económicos y sociales."

En el informe se destaca la necesidad de contar con una asignación adecuada de recursos policiales, ya que "la evidencia que surge de diversos contextos muestra que un aumento en la presencia policial está asociado a una reducción de la incidencia criminal".

Disminuir los índices criminales parece ser una de las mayores urgencias para América latina. "En el nivel económico la región puede considerarse atrasada 60 años con relación a las naciones europeas, pero en cuanto a la violencia se ubica con niveles sólo encontrados hace 600 años en Europa", definió Daniel Ortega, economista de CAF y uno de los autores del informe.

Por su parte, el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, reconoció que "la política" tuvo que ver con el crecimiento de los niveles de violencia callejera por haberse alejado durante años de las políticas de seguridad pública. "Hay que tener en claro que el diagnóstico es malo. ¿Cómo llegamos a este problema? El primer déficit de la política es no haber preparado especialistas para encontrar respuestas a lo que es el primer problema de la gente. Ésa fue una irresponsabilidad de los políticos", afirmó.

Así es como terminamos con políticos que quieren vender "chalequitos de colores" como la "solución final" a la inseguridad; usan al motociclista como un chivo expiatorio, cuando la mayoría de los delitos no son cometidos por ladrones en moto. Y encima, no toman medidas REALES de seguridad, pretenden vendernos chalequitos de colores bonitos como si fueran cuentas de vidrio y espejitos.

Basta de hipocresía, de mentiras, de perjudicar gente inocente: la inseguridad se reduce con presencia policial y con políticas de inclusión social reales, no poniéndole la patente de un vehículo sobre el cuerpo a la gente común.

Todos los días en la TV, en los programas "periodísticos" de 4ta categoría, están repitiendo las mismas mentiras, convirtiendo al motociclismo en la oveja negra para inmolarlo como chivo expiatorio; nos quieren hacer creer que los "chalecos mágicos de Scioli" solucionan la inseguridad: si fuera tan fácil ¿por que no salir todos con un código de barras colgado al cuello? no solucionaría acaso todo tipo de delitos? BASTA DE MENTIRAS.

La realidad pasa por arriba cada día a estos embusteros, expone sus burdas falacias, demuestra que el chaleco NO sirve y es una medida que solo ridiculiza a la gente que la impulsa. Cada vez que un político o un periodista propone los chalecos, demuestra su razonamiento subnormal.

El decreto que obliga a las personas a vestir una patente debe ser derogado sin vueltas y sin mas demora, es una vergüenza para la República Argentina tener una ley de ese tenor, incompatible con la vida democrática; una ley inmoral, absurda e inútil, que solo beneficia a delincuentes que usan chalecos falsos como disfraz.

#NoALosChalecos

#LasPersonasNoSePatentan

Scioli #VendeHumo en materia de seguridad ciudadana.
Comments