Novedades‎ > ‎

El negocio de la discriminación

publicado a la‎(s)‎ 1 ago. 2012 1:39 por Moto Ciudadanos
En la provincia de Córdoba,  el poder Ejecutivo esta impulsando un proyecto de ley para exigir que las personas vistan la patente de su motocicleta sobre el cuerpo.

Esta medida inmoral pretende tratar a las personas como objetos, y humillar al ciudadano negando su condición de igualdad frente a otros ciudadanos.

Para que la ley sea justa, debería exigir también a todo conductor de cualquier tipo de vehículo vestir su patente, y a los peatones vestir su numero de documento (DNI).

Sin embargo, arbitrariamente discrimina, persigue y humilla solo a los motociclistas.

Aquí, como en otros proyectos fallidos que hubo en otras zonas del país (Buenos Aires, Capital Federal, Rosario, Mendoza, etc) se intuye un interés económico de quienes ven un gran negocio vendiendo los chalecos numerados, y las etiquetas oficiales para los cascos.

Por que, esto debe estar claro, los chalecos y etiquetas seguramente serán homologados por un solo proveedor, para asegurarse la recaudación de una cuantiosa suma de dinero.

basta de negociados con los putos chalecos!!
Basta hacer algunos cálculos sobre el "negocio":

En Córdoba existen unas 700 mil motos actualmente, y se venden nuevas como pan caliente, literalmente, es decir los "clientes de la ley" son más día a día.

Si cada propietario de moto desea llevar un acompañante, necesitaran vender 1,400,000 etiquetas homologadas.

En Mendoza, donde se pretendió el mismo negociado, cada etiqueta tenia un valor promedio de 70 $

Tenemos, solo de etiquetas para el casco, 98,000,000 pesos.

Si, leyó bien, 98 MILLONES DE PESOS, solo en etiquetas (cuyo valor de producción es de centavos).

Y si venden los chalecos "homologados" (o sea, fabricados por un "amigo de la casa"), con un precio promedio, estimado barato, de 100 pesos, tenemos 140 MILLONES DE PESOS.

En total, es un negociado potencial de 238 MILLONES DE PESOS.

Al cambio del día de hoy, unos hermosos 52 millones de dolares...

No nos confundamos, esta medida no solo es discriminatoria, es la corrupción mostrándonos la manera fácil de hacer dinero: vendiéndole cosas inútiles de manera obligatoria a los pobres ciudadanos, sufridas personas que ya estamos acostumbrados a que nos metan la mano en el bolsillo sistemáticamente.

Una vez mas, los ciudadanos honestos debemos resistir, nuestra dignidad humana no se vende.

¡No vestiremos jamas patentes sobre nuestro cuerpo!


Cuando la ley es injusta, resistir es un deber.




Comments